fbpx

¿Qué hago si creo que he estado expuesto a la COVID-19?

Algunas personas tienen más riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19. A continuación se describe qué hacer si cree que pudo haber estado expuesto al coronavirus.

Algunas personas tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave a causa de la COVID-19. Una enfermedad grave significa que una persona con COVID-19 puede necesitar hospitalización, cuidados intensivos, un ventilador para ayudarle a respirar o incluso puede morir. Si le preocupa una posible exposición, esto es lo que puede hacer.

 

Vigile los síntomas

Las personas con COVID-19 han presentado una amplia gama de síntomas, que van desde síntomas leves hasta enfermedades graves. Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición al virus. Cualquiera puede presentar síntomas de leves a graves.

Las personas con estos síntomas pueden tener COVID-19:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Dolor muscular o de cuerpo
  • Dolor de cabeza
  • Nueva pérdida del olfato o del gusto
  • Dolor de garganta
  • Cogestión o escurrimiento nasal
  • Náusea o vómito
  • Diarrea

Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Los adultos mayores y las personas que padecen afecciones médicas subyacentes graves, como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes, parecen tener un mayor riesgo de desarrollar complicaciones más graves de la enfermedad por COVID-19. Hable con su proveedor de atención médica sobre cualquier otro síntoma que sea grave o le preocupe.

Los niños también pueden infectarse, enfermar y contagiar el virus de la COVID-19. Los niños, al igual que los adultos, que tienen COVID-19 pero no presentan síntomas (asintomáticos) pueden transmitir el virus a otras personas. La mayoría de los niños con COVID-19 tienen síntomas leves o no presentan ningún síntoma. Sin embargo, algunos niños pueden enfermar gravemente de COVID-19.

Puede utilizar el autocomprobador de los CDC para ayudar a tomar decisiones y buscar la atención médica adecuada en relación con la COVID-19

 

Cuándo buscar atención médica de emergencia

Si alguien muestra alguno de estos signos, busque atención médica de emergencia inmediatamente:

  • Problemas al respirar.
  • Dolor persistente o presión en el pecho.
  • Nueva confusión
  • Inhabilidad para despertar o mantenerse despierto.
  • Piel, labios o lechos ungueales de color pálido, gris o azul, según el tono de la piel.

Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Por favor, llame a su proveedor de atención médica con relación a cualquier otro síntoma que sea grave o le preocupe.

Llame al 911 o llame con antelación a su centro de emergencias local:Notifique al operador que está buscando atención para alguien que tiene o puede tener COVID-19.

 

Hágase la prueba

Si le preocupa una posible exposición, debe hablar con su proveedor de atención médica y hacerse la prueba de COVID-19.

Independientemente de que no esté vacunado o esté totalmente vacunado, si desarrolla síntomas de COVID-19, debe mantenerse alejado, ser evaluado por un proveedor de atención médica y someterse a pruebas. Puede encontrar los centros de prueba aquí.

Conozca más sobre los síntomas de COVID-19 aquí y pruebas aquí.

 

Hable con su proveedor de atención médica sobre los posibles tratamientos posteriores a la exposición

Los tratamientos utilizados para la COVID-19 deben prescribirse por un proveedor de atención médica.

Posibles tratamientos posteriores a la exposición:
La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha emitido una autorización de uso de emergencia para REGEN-COV (casirivimab e imdevimab) de Regeneron Pharmaceuticals para la profilaxis posterior a la exposición a la COVID-19 en personas que tienen un alto riesgo de progresión a la COVID-19 grave, incluida la hospitalización o la muerte, y son:

  • Personas que no estén completamente vacunadas (2 semanas después de la última dosis de la vacuna contra la COVID-19 de una persona) o que no se prevea una respuesta inmunitaria adecuada para completar la vacunación contra la COVID-19 (por ejemplo, personas con enfermedades inmunodeficientes, incluidas las que toman medicamentos inmunosupresores) y
    • Quienes han estado expuestos a una persona infectada con COVID-19 de acuerdo con los criterios de contacto cercano según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o
    • Que tengan un alto riesgo de exposición a una persona infectada por COVID-19 debido a la aparición de la infección por COVID-19 en otras personas en el mismo entorno institucional (por ejemplo, residencias de ancianos, prisiones, etc.)
  • La profilaxis posterior a la exposición con REGEN-COV (casirivimab con imdevimab) no pretende sustituir a la vacunación contra la COVID-19.
  • REGEN-COV no está autorizado para la profilaxis previa a la exposición para la prevención de COVID-19

Puede encontrar más información en el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.

 

Los síntomas pueden aparecer entre 2-14 días después de la exposición. Los pacientes con infección confirmada por COVID-19 han presentado cuadros respiratorios de leves a graves, acompañados de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar

Lea sobre los síntomas de COVID-19.

Lo más probable es que el virus haya surgido originalmente de una fuente animal y ahora se propaga de persona a persona. Al igual que el resfriado común, se transmite por gotas, que a menudo se generan cuando una persona estornuda o tose.

El tiempo que pasa desde la exposición al virus COVID-19 y la aparición de los síntomas se denomina “periodo de incubación”. El periodo de incubación para el COVID-19 generalmente es de 2 a 14 días, aunque en algunos casos puede ser mayor.

Si usted ha tenido contacto cercano con alguien que muestra síntomas de COVID-19 o que se le ha diagnosticado con COVID-19, debe llamar al departamento de salud de su condado u otro profesional de atención médica para determinar los pasos y las precauciones que usted debe tomar.

Un proveedor de atención médica toma una muestra de sus vías respiratorias con hisopos (nariz y garganta) y los envía a un laboratorio privado o a uno de los laboratorios de salud pública estatales para que se realicen las pruebas de COVID-19.

Para que se le practique la prueba del COVID-19, se puede requerir una orden de un proveedor de atención médica. Su proveedor de atención médica puede recolectar una muestra para la prueba en su consultorio o proporcionarle una orden para que le practiquen la prueba en un sitio de pruebas alternativo. Algunos sitios de prueba requieren una orden de un proveedor de atención médica, y programar una cita con anticipación, aunque hay una serie de sitios que le practicarán la prueba independientemente de los síntomas y sin una cita.

Las ubicaciones para realizar las pruebas de COVID-19 se deciden y coordinan en las comunidades locales. Los sitios de prueba con apoyo estatal se puede encontrar aquí.