Asilo de Ancianos

Debido a que los hogares de ancianos atienden a muchos residentes y suelen estar en riesgo, por ejemplo, adultos mayores o discapacitados, a menudo con condiciones médicas crónicas subyacentes), las poblaciones de los hogares de ancianos son las que corren mayor riesgo de verse afectadas por COVID-19. Si se infectan, los residentes corren un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave.

Florida emitió un decreto de emergencia que prohíbe las visitas a hogares de ancianos, centros de vivienda asistida y otros centros de atención de larga estadía, excepto a familiares y amigos, durante situaciones de fin de vida o con fines de atención de la salud o servicios jurídicos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que los hogares de ancianos:

  • Restrinjan todas las visitas, excepto en ciertas situaciones de cuidado compasivo, como situaciones de fin de vida
  • Restrinjan a todos los voluntarios y al personal sanitario no esencial (HCP por sus siglas en inglés), incluido el personal sanitario no esencial (por ejemplo, los barberos)
  • Cancelar todas las actividades de grupo y las comidas comunales
  • Pongan en práctica un examen activo de los residentes y del personal sanitario (HCP por sus siglas en inglés) para detectar fiebre y síntomas respiratorios

 

Lista de Control de Preparación para Hogares de Ancianos, Centros de Vida Asistida e Instalaciones de Cuidados de Larga Estanci

Los hogares de ancianos y otros centros de atención de larga estadía pueden tomar medidas para evaluar y mejorar su preparación para responder a la enfermedad coronavirus 2019 (COVID-19). Esta lista de verificación puede utilizarse como una herramienta para desarrollar un plan de respuesta integral para COVID-19, que incluya planes para:

  • Identificación y manejo oportuno de residentes enfermos
  • Recomendaciones para los visitantes y el personal consultor
  • Suministros y recursos
  • Políticas de licencia por enfermedad y otras recomendaciones de salud ocupacional
  • Educación y capacitación
  • Aumento de la capacidad de personal, equipo y suministros y atención postmortem

La lista de verificación identifica áreas clave que los centros de atención de larga estadía deben tener en cuenta en su planificación ante el COVID-19. Los centros de atención de larga estadía pueden utilizar este instrumento para autoevaluar los puntos fuertes y débiles de sus esfuerzos de preparación vigentes. En esta lista de verificación no se describen los requisitos o normas obligatorias, sino que se destacan las áreas importantes que deben revisarse para prepararse para la posibilidad de residentes afectados con COVID-19.

Lista de Verificación para Hogares de Ancianos, Centros de Vida Asistida y otros Centros de Cuidados de Larga Estadía ante el COVID-19

Cosas que las instalaciones deberían estar haciendo ahora

Educar a los residentes, al personal sanitario y a los visitantes
  • Compartir la información más actualizada acerca del COVID-19.
  • Revisar las Recomendaciones Provisionales de Prevención y Control de Infecciones para Pacientes con la Enfermedad Coronavirus Confirmada 2019 (COVID-19) o Personas Bajo Investigación por COVID-19 en Entornos de Atención Sanitaria de los CDC.
  • Educar y capacitar al personal sanitario, (HCP).
    • Reforzar las políticas de licencia por enfermedad. Recordar al personal sanitario (HCP por sus siglas en inglés) que no se presente a trabajar cuando esté enfermo.
    • Reforzar el cumplimiento de las medidas de prevención y control de las infecciones, incluida la higiene de las manos y la selección y el uso de equipo de protección personal (EPP). Que el personal sanitario (HCP por sus siglas en inglés) demuestre su competencia para ponerse y quitarse el EPP.
  • Capacitar tanto al personal de las instalaciones como a los consultores (por ejemplo, cuidado de heridas, podología, peluquería) y a los voluntarios. Es importante incluir a los consultores porque a menudo proporcionan atención en múltiples instalaciones y pueden estar expuestos o servir como fuente de transmisión de patógenos.
  • Educar a los residentes y a las familias, incluyendo:
    • información sobre el COVID-19
    • medidas que el centro está tomando para protegerlos a ellos y a sus seres queridos, incluyendo las restricciones a los visitantes
    • las medidas que los residentes y las familias pueden tomar para protegerse en el centro
Proporcionar suministros para las prácticas recomendadas de prevención y control de infecciones
  • Suministros para la higiene de las manos:
    • Mantener desinfectante de manos a base de alcohol con un 60-95 % de alcohol en cada habitación de los residentes (idealmente tanto dentro como fuera de la habitación) y en otras áreas de atención a los residentes y áreas comunes (por ejemplo, fuera del comedor, en el gimnasio de terapia).
    • Asegúrese que los lavamanos estén bien abastecidos de jabón y toallas de papel para lavarse las manos.
  • Higiene respiratoria y protocolo para la tos:
    • Poner a disposición de las personas que tosen pañuelos y mascarillas.
    • Considerar la posibilidad de designar personal para que administre esos suministros y fomente el uso apropiado por parte de los residentes, los visitantes y el personal.
  • Poner a disposición el equipo de protección personal (EPP) necesario en las zonas donde se presta atención a los residentes. Poner un recipiente para basura cerca de la salida dentro de la habitación de los residentes para facilitar que el personal se deshaga del EPP antes de salir de la habitación, o antes de atender a otro residente en la misma habitación. Las instalaciones deben tener suministros de:
    • Mascarillas
    • respiradores (si están disponibles y el centro tiene un programa de protección respiratoria, aprobado médicamente y con pruebas de aptitud de personal sanitario (HCP por sus siglas en inglés))
    • Batas
    • Guantes
    • protección ocular (es decir, protector facial o gafas)
  • Considerar la posibilidad de implementar un programa de protección respiratoria que cumpla con el estándar de protección respiratoria de la OSHA para los empleados si no está ya en funcionamiento. El programa debe incluir evaluaciones médicas, entrenamiento y pruebas de aptitud.
  • Limpieza y desinfección ambiental:
    • Asegurarse de que se disponga de desinfectantes de grado hospitalario registrados por la EPA para permitir una limpieza frecuente de las superficies de contacto permanente y de los equipos de cuidado compartidos por los residentes.
    • Vea la Lista N en el sitio web de la EPA para los desinfectantes registrados por la EPA que han calificado bajo el programa de patógenos virales emergentes de la EPA para su uso contra el SARS-CoV-2.
Vea más información acerca de la preparación para el COVID-19 en centros de cuidados de larga estadía, centros de vida asistida y hogares de ancianos.

Lo más probable es que el virus haya surgido originalmente de una fuente animal y ahora se propaga de persona a persona. Al igual que el resfriado común, se transmite por gotas, que a menudo se generan cuando una persona estornuda o tose.

Un proveedor de atención médica toma una muestra de sus vías respiratorias con hisopos (nariz y garganta) y los envía a un laboratorio privado o a uno de los laboratorios de salud pública estatales para que se realicen las pruebas de COVID-19.

Para que se le practique la prueba del COVID-19, se puede requerir una orden de un proveedor de atención médica. Su proveedor de atención médica puede recolectar una muestra para la prueba en su consultorio o proporcionarle una orden para que le practiquen la prueba en un sitio de pruebas alternativo. Algunos sitios de prueba requieren una orden de un proveedor de atención médica, y programar una cita con anticipación, aunque hay una serie de sitios que le practicarán la prueba independientemente de los síntomas y sin una cita.

Las ubicaciones para realizar las pruebas de COVID-19 se deciden y coordinan en las comunidades locales. Los sitios de prueba con apoyo estatal se puede encontrar aquí.

Actualmente, no hay vacunas disponibles para proteger contra el COVID-19.

No hay un tratamiento antivírico específico recomendado para la infección COVID-19. Las personas infectadas por este virus reciben cuidados de apoyo para ayudar a aliviar los síntomas.  Conozca el tratamiento del COVID-19.

En este momento, no hay productos desinfectantes registrados en la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos para su uso sobre superficies ambientales que estén específicamente clasificados por tener la capacidad de matar COVID-19. Sin embargo, los virus relacionados que tienen propiedades físicas y bioquímicas similares se pueden matar con blanqueador, amoniaco o alcohol, o bien agentes de limpieza que contienen estos desinfectantes.

 

Para la desinfección hay una lista de productos con afirmaciones de patógenos virales emergentes aprobados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), mantenida por el Centro de Química del Consejo Americano de Química para Biocidas (CBC), está disponible en los productos para combatir el nuevo coronavirus (COVID-19). Siga siempre las instrucciones del fabricante relativas a todos los productos de limpieza y desinfección.

Probablemente, la duración del tiempo que el virus sobrevive depende de factores, que pueden ser el tipo de material o líquido corporal que contiene el virus y varias condiciones ambientales como la temperatura o la humedad. Los investigadores en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y otras instituciones están diseñando experimentos estandarizados para medir cuánto tiempo puede sobrevivir COVID-19 en situaciones que simulan las condiciones ambientales naturales.